Anciano se quejó de maltrato y nadie le creyó, pero cuando revisaron la cámara querían hacerle esto al maldito enfermero.

Cuando los padres van envejeciendo, una de nuestras prioridades es que estén bien cuidados. En ocasiones es posible que nosotros mismos velemos por ellos, pero otras no lo podemos hacer adecuadamente y confiamos en que estarán mejor en un asilo, donde enfermeras y médicos puedan atender sus necesidades.

Eso pensaba la familia de Georges Karam, un hombre de 89 años paralizado, que padecía Alzheimer y Parkinson y estaba en un asilo de la ciudad de Ottawa, Canadá. Su familia lo visitaba constantemente, en especial su nieto Daniel Nassrallah, con quien siempre había tenido un vínculo único.

Antes de Navidad, Daniel notó un moretón en el brazo de su abuelo. Cuando lo reportó a los directivos del asilo, le dijeron que se había caído de la cama. Días después su abuelo se quejó y le dijo que estaba siendo maltratado en ese lugar, pero Daniel no le creyó, le dio poca importancia al problema. Pero tres semanas después su madre le dijo que al visitar al abuelo le vio marcas extrañas en el cuerpo.

Gracias a que se desempeñaba como abogado, Daniel volvió a hablar con los directivos y consiguió permiso para instalar una cámara de seguridad dos meses después. Todos sabían que la cámara estaba ahí, pero eso no impidió que la verdad saliera a la luz.

PUBLICIDAD

Al revisar el material del mes de marzo, Daniel y su familia descubrieron algo terrible: su abuelo era maltratado constantemente por un enfermero. Su nombre era Jie Xiao, y era notorio cómo le insultaba y le golpeaba una y otra vez. Georges el anciano no podía defenderse, y con gestos de tristeza y horror soportaba los golpes que le provocaban tanto dolor.

Daniel no terminó de mirar el video, sintió que la sangre le hervía y luego le contó a la familia lo que estaba sucediendo, su enojo fue tan grande que querían matar al abusador. Sin embargo, Daniel prefirió realizar una denuncia en contra el enfermero. La directora del asilo, al ver la evidencia despidió de inmediato al empleado y dio aviso a las autoridades, afirmó que la seguridad de los pacientes es la prioridad de la institución.

Aquí el video del terrible ataque:

Semanas después Jie Xiao se declaró culpable de los cargos y actualmente se encuentra en espera de su sentencia por abuso y maltrato.

Daniel logró que su abuelo fuera cambiado a otro asilo y cuenta con un sistema de cámaras que le permite ver cómo lo tratan. Por fin puede dormir tranquilo otra vez.

No olvides darle ME GUSTA y COMPARTIR

PUBLICIDAD
Loading...
Close